El blog oficial de Tania A. Santos

sábado, 26 de agosto de 2017

El mundo de los sueños | Letras de Tania


¿Sueñan por las noches?
¿Con qué sueñan?
¿Son sueños realistas, extraños, 
o completamente fantásticos?

Desde hace muchos años, solía escuchar a mi mamá o a mi papá contar sus sueños durante el desayuno:
"Anoche soñé que se nos hacía muy tarde para llevarlas a la escuela, y además, que desde aquí hacíamos más de una hora para llegar, porque había mucho tráfico."
"¿Ah, sí? Yo soñé que íbamos de nuevo a la playa, y nos recostábamos en la arena, mirando al mar." 
Yo escuchaba con atención, y meditaba para mí misma que sus sueños eran demasiado terrenales comparados con los míos, pues desde los trece años, mis sueños crecieron a tal grado que los esperaba con ansias cada noche para averiguar qué nueva aventura aguardaba mi mente. 

Ha habido ocasiones en las que sueño que vuelo por lugares preciosos, praderas verdes, lagos que parecían interminables. A veces, sueño con casas embrujadas que me encuentro explorando con un grupo de gente desconocida, esquivando trampas y huyendo de alguna presencia oscura que nunca llega a materializarse. En otra ocasión, soñé con una zona cálida y amazónica, y que tomaba un viaje en barco de vapor, de esos que te llevan por ríos de enormes caudales, y que dentro del barco conocía a un chico muy apuesto al que terminaba besando al final del viaje. 

En un sueño bastante peculiar, estaba en una zona de ciudad que nunca había visto en mi vida, y que conocía a mucha gente divertida con la cual me gustaba pasar el rato; nos metíamos a una plaza comercial y encontraba dentro de esta un enorme acuario. Cuando entraba a ese lugar, era como si me hubiera trasladado a otra dimensión, rodeada de peceras con seres exóticos de todas partes del mundo. En ese sueño en particular, se manifestó la pasión que tengo por los peces coloridos de aletas largas y elegantes. 

Con el paso del tiempo, entendí que todas esas historias dentro de mi cabeza eran demasiado geniales e increíbles como para dejar que se perdieran hasta evaporarse cada mañana, por lo que comencé a llevar algo parecido a un diario de sueños. Me conseguí una pequeña libreta y un lápiz y los puse al lado de mi cama; cuando tenía uno de estos sueños alocados, cuando volvía a la realidad saltaba a mi libreta y derramaba cada detalle de lo que había visto, escuchado, o percibido en aquel lugar al que mi mente me había llevado. Es por ello que hoy puedo recordar (y compartir) estos pequeños fragmentos.

En muchos se mis sueños sucedían cosas paranormales, curiosas, terroríficas, y fantásticas en general. 

Mucha gente (incluida mi familia), se pregunta por qué hablo con gusto de sueños que bien podrían pasar por pesadillas, y he aquí mi respuesta: 
Cuando me encuentro en uno de estos excéntricos sueños, una parte de mí sabe que estoy soñando. Por eso no me asusto, y me dejo llevar al extremo por cualquier situación que se esté presentando. He ahí la clave de mi gozo onírico. 
Como consecuencia de este saber extraño, tengo muchas experiencias mentales curiosas que bien podrían ser material de cuentos. Tal vez esta misma habilidad que existe dentro de mí, me ha hecho el ser fantasioso, anhelante y esperanzado que suelo ser.

También he aprendido que es curioso investigar lo que significan las cosas con las que se sueña, porque se puede aprender mucho sobre uno mismo. Fue en esos andares, cuando descubrí esta página que recomiendo si tienen ganas de averiguar más sobre el mundo de los sueños.


¿Qué hay de ustedes?
Cuéntenme sus experiencias con los sueños.
¿Son igual de alocados que los míos, o un poco más terrenales?

¡Nos leemos pronto!

Tania S.

¿Por qué escribo? (Parte 1) | Letras de Tania

Estoy tomando un taller en línea de Tinta Chida, y hace un par de semanas se nos pidió que escribiéramos al respecto de la siguiente pregunta: "¿Por qué escribo?". Me encantó el tema, así que les comparto la primera parte de este ensayo. Espero pronto poder compartir más. 

¿Por qué escribo? Primera parte

En el principio, escribía a manera de contar lo que pasaba en mi día a día. A los once años cargaba una pequeña libreta que utilizaba como un diario en el que anotaba lo más relevante de mi día, como por ejemplo, una narración de lo que había platicado con mis amigas, mi parte favorita de las clases, los indicios de mi primer amor, e incluso una pequeña crónica de cuando vi junto a mi familia la noticia mundial de que las torres de Nueva York habían sido destruidas por "terroristas". No entendía muy bien lo que estaba sucediendo, pero la preocupación en los ojos de los adultos me hizo entender desde aquel entonces que debía ser algo muy importante y por lo tanto, escrito en mi diario.

Por aquel entonces yo leía muchas historias de fantasía. Una noche soñé algo muy similar a lo que había imaginado durante mis lecturas; era como si yo me encontrara dentro de aquella historia, y en mi mente pudiera moldearla a voluntad. Cuando desperté, sentí una imperiosa necesidad por escribir lo que había soñado. Al momento en que terminé de hacerlo me dije "¿qué pasará después?" Fue en aquel instante en el que decidí dejar de lado el azar que podría provocar un simple sueño, y aterrizar las ideas de todo lo que se me ocurriera para continuar esa historia que tanto me había emocionado. Escribí y escribí, hasta que terminé una historia. Al finalizarla, comprendí la importancia de plasmar las ideas en el papel, y de narrar las cosas que se ocurrieran para que no se fueran al olvido.

Hoy en día, no puedo detenerme. Desde ahí germinó mi pasión por crear historias. 



Espero pronto continuar con la narración de esta pequeña trayectoria. 

¿A ustedes les gusta escribir? ¿Cómo fue que comenzó este interés en sus vidas?

¡Nos leemos pronto!


Tania S.

sábado, 19 de agosto de 2017

La llave de Capricornio | Letras de Tania

Fernando caminaba a su casa, hablando solo como siempre. La gente que lo veía en las calles lo había tomado como el loco de la colonia, como aquél que sólo se siente satisfecho hablado con "lo que sea" que lo estuviera acompañando en todo momento. 

Lo que no sabían, era que hablaba para Capricornio, al que sus parientes más cercanos se referían como su "amigo imaginario", pero que él podía ver con mucha claridad en todos lados, siguiéndolo como si fuera un guardián. 

—Déjame explicarte algo, Fernando. Todos andan buscando una llave en esta vida, aquella que les dé acceso a lo que realmente desean, a lo que quieren alcanzar, a todo aquello que promete llenarlos de satisfacción —dijo el ser, con voz susurrante—. Sin embargo, conforme crecen, se dan cuenta de que esa llave realmente no existe de la forma en la que la buscan, ni que tiene la forma que imaginan. La llave tiene que hacerse, forjarse, tallarse, armarse.

Necio como era, Fernando seguía brindando argumentos para explicarle a su acompañante que él creía haber hallado la llave de su felicidad, y que era cosa del destino encontrar justamente la que resultaba adecuada para él. 

—No sabes casi nada sobre la demás gente porque siempre te la pasas persiguiéndome. Por eso no conoces a las demás personas. 

—Tú eres el que no entiende. Yo sigo vagamente a todos los que nacen bajo mi signo. Que tú seas el sensible y puedas verme, es algo muy diferente. 

Siguieron discutiendo así unos minutos más hasta que Fernando, decidido a cerrarle la boca a su compañero, lo guió hasta un parque en donde ambos se sentaron a mirar pasar a las personas. 

—Esperemos aquí, y verás de lo que hablo —dijo el hombre, muy decidido. Capricornio resopló, e hizo caso. 

Llevaban unos quince minutos ahí sentados, cuando pasaron platicando un grupo de chicas. Entre ellas, una que miró con curiosidad reiterada a Fernando. Tanta fue la atracción, que se detuvo en seco. 

—Es ella, ¿la ves? La llave de mi felicidad. 

Capricornio iba a responderle que había rebasado sus acostumbrados niveles de terquedad y fantasía, cuando se dio cuenta de que la chica lo miraba a él de reojo. Y no era todo: junto a ella, otra mujer con un vestido muy largo proveniente de otra época, también los miraba a los dos, y murmuraba cosas al oído de la chica común y corriente, que sólo asentía y sonreía, sin dejar de mirarlos. 

Las dos se miraron una a la otra, como dándose consejos mudos de apariencia, y caminaron lentamente hacia ellos. Viéndolas aproximarse, pudo notar que sin duda se trataba de Virgo, acompañando a una chica nacida bajo su signo, justo como él lo hacía con Fernando. 

La electricidad inundó el cuerpo de Capricornio; juntó sus manos-patas para aparentar una pose más gallarda, y sonrió para sus adentros. 

—Tal vez, solo por esta ocasión, te dejaré tener la razón.


Ilustrador: Fer 

sábado, 12 de agosto de 2017

Eventos geniales: Un coloquio de Literatura Fantástica | Letras de Tania




La semana pasada se realizó en Ciudad Universitaria, en la CDMX, el "II Coloquio Internacional de Literatura Fantástica: la narrativa fantástica mexicana a las puertas del Mictlán".
¿Fechas exactas? 3 y 4 de agosto de 2017.
¿Lugar? Sala Leopoldo Zea (CIALC), en la Torre II de Humanidades.
¿Horario? De 9:30 am a 18:30.

Este evento fue armado como producto del Seminario de Literatura Fantástica Hispanoamericana, con respecto a los siglos XIX, XX y XXI.

Fue un evento muy interesante en el cual fueron presentados los productos de investigaciones recientes con respecto a algunas obras de la literatura hispanoamericana. Los ponentes trajeron propuestas

La conferencia magistral con la que se dio por inaugurado el evento fue particularmente especial, ya que Alejandro Toledo habló del escritor Francisco Tario, donde habló de las influencias del autor y relacionó relatos del mísmo con Carlos Fuentes, Alfonso Reyes, y Jorge Luis Borges; después, sostuvo una conversación repleta de anécdotas con Julio Farell, hijo de Tario, que también se refirió al proceso creativo de Tario como un secreto:

"Su escritura era su secreto, un secreto a voces cuando publicaba."

Al ser de mi interés esto, tomé bastantes notas que espero poder compartirles en una publicación posterior, que esté enfocada directamente en el proceso creativo de Tario. 


En ese primer día, dentro del coloquio se pudieron disfrutar las siguientes mesas:

Mesa 1

  • Voces femeninas de la narrativa fantástica contemporánea
"Algunos fantasmas londinenses de Adriana Díaz Enciso", por Margarita Aurora González.
"Norma Lazo: de cómo la bruja activa El mecanismo del miedo", por Ana Paola Carranco. 
"Los ingrávidos, de Valeria Luiselli: entre lo fantástico y la autoficción", por Nicolás Licata.

Mesa 2
  • De la fundación a la modernización del género fantástico en México
"Lo fantástico en escena: El manuscrito encontrado en Zaragoza, de Juan de Tovar", por Óscar Martínez Agíss.
"Entre imágenes y voces del más allá: Bernardo Couto Castillo", por Alfredo Landeros.
"Entre el espiritismo y la literatura gótico-fantástica en el cuento Caridad de Octavio Mancera", por Diana Geraldo. 
"El pacto fantástico en el callejero de la Ciudad de México del siglo XIX", por Luz América Viveros.

Mesa 3
  • Pilares del canon fantástico mexicano
"La mano del comandante Aranda, otra configuración de lo fantástico de Alfonso Reyes", por Luis David Sánchez Cortés.
"La indeterminación fantástica en ¿Águila o sol?, de Octavio Paz: una herida que parpadea", por José Miguel Candelario Martínez. 
"Posibilidades modernas de la transgresión: la articulación de lo fantástico en La fiesta brava, de José Emilio Pacheco", por Alejandra González Amezcua.

Durante el segundo día, fueron llevadas a cabo las siguientes mesas:

Mesa 1
  • Fantásticas y siniestras del Medio Siglo
"El incierto origen del monstruo en Oscar, de Amparo Dávila", por Jazmín Tapia.
"Los umbrales de las transformaciones fantásticas: un examen sobre dos cuentos de Amparo Dávila y Guadalupe Dueñas", por Alejandra Amatto. 
"Cuerpos, amores y santos en dos cuentistas siniestras del Medio Siglo Mexicano: Amparo Dávila y Guadalupe Dueñas", por Eduardo Cerdán. 

Mesa 2
  • Subversión y límites del género fantástico
"El doble como elemento fantástico en los cuentos de Francisco Tario", por Jaime Cano Mendoza.
"Lo fantástico absurdo en tres cuentos de Francisco Hinojosa", por Raquel Mosqueda Rivera. 
"La onomástica en Los amaneceres del Husar de Eduardo Casar", por Alfredo Barrios.

Mesa 3
  • Centro y márgenes de la narrativa fantástica mexicana
"Deshojar el crisantemo: las raíces fantásticas en Arturo Souto", por Sergio Luis Alcázar.
"Lo fantástico en la literatura del Norte: eufemismo para la violencia y los problemas sociales", por Gabriela Nájera. 
"Juan José Arreola: minificción y sática fantástica", por Julio Cabrera Gómez. 

Para terminar, a modo de clausura se celebró una amena y muy interesante Conferencia Magistral a cargo de Ana María Morales quien fue piedra angular en el desarrollo del Seminario, y del Coloquio. 

OPINIÓN PERSONAL

Me pareció un evento bastante enriquecedor. Las investigaciones de cada uno de los ponentes me dieron una perspectiva interesante sobre los autores o temas que proponían. Los temas como la fantasía en el teatro o en el Norte de México abrieron el panorama sobre la riqueza literaria que existe y que aún falta explorar. También me encantaron las conferencias en torno a la figura de Amparo Dávila y Guadalupe Dueñas, que son autoras de las que he leído muy poco y que sin duda me quedé con ganas de explorar y analizar más. 

En lo personal, me hubiera gustado escuchar una conferencia que estaba planeada para la mesa 3 del segundo día que trataría sobre la presencia siniestra en Rulfo, pero no se llegó a presentar por razones que desconozco. 

Debo tomar nota también de lo interesante que me pareció que la narrativa fantástica, tanto antigua como moderna, sigue siendo objeto de estudio y análisis para descubrir enigmas que los autores colocaron en los textos, esperando a ser descubiertos. 

¡Hay tanto que aprender de estos autores! 

Espero con emoción a que llegue el III Coloquio.



Instagram: letrasdetania
¿Qué les pareció el programa de lo que fue este evento? 
¿Habrían asistido de haber podido?

Cuéntenme en los comentarios. 
¡Nos leemos pronto!

Tania S.



miércoles, 9 de agosto de 2017

Placeres nocturnos | Letras de Tania


La noche es preciosa.
Sin duda, mi momento favorito de cada día.
Dejo una imagen de las que suelo compartir en instagram con algunos versos amenos y libres.
Espero que les agraden.



¿Qué les parece la noche?
¿Guarda un significado especial?

Cuéntenme en los comentarios. 

¡Nos leemos pronto!

Tania S.


sábado, 5 de agosto de 2017

De escritores para escritores: el proyecto Tinta Chida | Letras de Tania

Uno de aquellos días en los que me encontraba vagando en línea y pensando en los proyectos de escritura que habrían por venir, me topé con una página muy peculiar.

Su nombre es Tinta Chida.

¿La conocen? Es un portal de origen mexicano, coordinado por Alejandro Carrillo y donde hay diversos artículos con un solo propósito: escribir más, y mejor.

El tono de los artículos es único porque el lenguaje es muy coloquial, como si se tratara de un amigo contándote su experiencia de manera platicada, en lugar de escrita.

¿Su lema? "Ideas y experimentos para ganarse la vida haciendo lo más chingón del mundo: escribir".

Para alguien que escribe, es una página realmente útil porque se pueden obtener ideas para vivir de escribir, para inspirarse, para vencer el miedo a la hoja en blanco, para conseguir recomendaciones de lectura, música y cine que conectan dichas artes con la escritura, y muchísimas ideas más.

Si te interesa colaborar, Tinta Chida recibe artículos de temas específicos. Es cuestión de ponerse en contacto con ellos para que puedan saber de qué temas requieren artículos y cómo podemos aportar.

A la fecha, yo he colaborado con dos artículos a esta página.
Si son de tu interés, te invito a visitarlos a continuación:



Actualmente ha crecido más el portal, y algunos de los colaboradores se encuentran impartiendo cursos y talleres, en modo presencial y en línea, para mejorar el estilo, redacción, diálogos y estilo de tus textos.

Enlace de la página principal: Tinta Chida.





¿Qué opinan de este proyecto? Cuéntenme en los comentarios. 

¡Nos leemos pronto!

Tania S.


miércoles, 2 de agosto de 2017

¿Con quién vas a soñar esta noche? | Letras de Tania

Todos soñamos con algo, o alguien:
un momento mágico, 
una persona especial, 
un deseo oculto. 

A veces los sueños son anhelos
de lo más profundo
de nuestro ser; 
a veces, 
sólo 
suspiros 
de una imaginación
bien alimentada por la literatura.

Antes de dormir, piensa:
¿con qué, o quién vas 
a soñar esta noche?


Espero que les hayan agradado estos pequeños versos.

¡Nos leemos pronto!

Tania S.