El blog oficial de Tania A. Santos

sábado, 8 de julio de 2017

¿Prestar, o no prestar libros? | Letras de Tania


¿Prestar o no prestar? 


La mayoría de los lectores experimentados dudamos bastante a la hora de prestar un libro por una simple razón: muchas veces no vuelve. Y, si amas y cuidas mucho de tus libros, eso representa un aspecto muy importante de la existencia porque siempre querrás que estén en buenas condiciones y en orden, lo cual sólo se mantiene si sólo los tocas tú y por supuesto, los cuidas. 
Pero, ¿qué pasa cuando alguien cercano nos pide prestado aquel ejemplar del que tanto cuidamos?
¿Se lo negamos, o se lo prestamos? Conozco gente que solía prestar sus libros a gente de su entera confianza, y nunca los volvieron a ver, así que ahora ya no prestan ni su atención a la idea. 

En cuanto a mí, siempre me ha parecido un dilema, porque cuando se trata de familiares o amistades, aunque sean personas muy cercanas, siempre existe el riesgo de que el libro vuelva maltratado, o que de plano no vuelva nunca. Yo quisiera poder decir "sí" todo el tiempo a la hora de facilitar mi biblioteca a quién necesite de ella, pero también he pasado por la amarga experiencia de no volver a ver algunos de los libros que salen de casa.

¡Esto es aterrador! 

Si amamos nuestros libros, lo menos que queremos es que les suceda algo malo. Es por ello que entramos en un dilema complicado:
El dilema no está en hacer circular los libros, sino en la capacidad que tenga la persona a la que se prestarán para cuidarlos y devolverlos en buen estado (o al menos, tener la voluntad de devolverlos). 
Pros
  • Difundirás el mensaje que tanto amas de tus lecturas.
  • Si es un libro que sólo leerán una vez por deber o recomendación, le ahorrarás a la otra persona el tener que batallar comprándolo o consiguiéndolo en otro lugar. 
  • Gozarás de la gratitud de las personas a las cuales les confíes y recomiendes libros. 
  • Despertarás el interés de otras personas en la lectura, y la cultura en general. 
Contras

Fuera de tu custodia, un libro puede sufrir muchas cosas: 
  • Puede ser maltratado, la mayoría de las veces sin querer. 
  • Puede extraviarse. 
  • Puede quedarse dentro de la casa de la persona a la que se lo prestaste y caer en el olvido.

Como ven, hay mucho en juego cuando se trata de los préstamos, pero no olvides que quien tiene el control del destino de tus libros eres tú, así que te dejo un consejo para que tomes en cuenta si es que tienes planeado prestar:

Otras personas no son tú, No saben cómo tratas a tus libros, así que desde que se plantee un préstamo debes dejar muy claro qué es lo que esperas de ellos como guardianes de tu libro. Solicitar que sea cuidado, que vuelva en buenas condiciones y en un tiempo razonable. 
La claridad y la honestidad ayudan bastante para poder realizar este tipo de acciones sin darle siempre peso a lo negativo.

En cambio, si pides libros (o cualquier otra cosa), cuídalos como un tesoro. Piensa en que una persona está confiando en ti. No la defraudes. 


¿Y bien? ¿Qué opinan? 
¿Ustedes prestan sus libros? Cuéntenme en los comentarios. 

¡Nos leemos pronto!

Tania S. Ferro


13 comentarios:

  1. Yo también he pasado por esa amarga experiencia de ver cómo nunca regresaban esos libros que presté; y lo peor de todo es que cuando alguna vez los has reclamado después de mucho tiempo, encima van y se ofenden.

    ResponderEliminar
  2. Vaya dilema. De más chica siempre prestaba y cómo me arrepentía. Libros de editoriales viejas que valían la pena conservar regresaban tan dañados que me sentía mal por prestar. Ahorita, ya he cambiado. Leo y dono mis libros porque sé que el conocimiento no es simpre accesible. Antes me limitaba por el hecho de poseer, después aprendí a dejar ir y a pasar el conocimiento. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. Esto es algo complicado ya que no son baratos o fáciles de conseguir y mucha gente no es cuidadosa. Yo digo que lo invites a la biblioteca y que se pongan a leer los libros que quieran que les prestes así los cuidarán mucho mejor que si se los llevan.

    ResponderEliminar
  4. Esta experiencia la tuve yo hace un tiempo. Tenía un libro de Vargas Llosa "La fiesta del chivo" que mi esposo le prestó a alguien. Hasta el sol de hoy no he vuelto a ver el libro. Es verdad lo que dices que si ya lo leiste y no lo vas a volver a leer, pues le haces un favor a alguien que no tiene para comprarlo o que simplemente no lo encuentra en las librerias. Igual, estimulas la lectura en otros. Yo por ese lado prefiero donarlos. Al menos no me queda la sensación de que me han timado jajaja. Hoy en día cada vez que me mencionan ese libro, me recuerdo que lo he perdido para siempre. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. A mí no me supone ningún problema lo de prestar o no, siempre lo he tenido muy claro, ni quiero libros de otros ni a otros les dejo los míos, y oye te diré una cosa, si la gente tiene la manía de pedir, yo tengo la virtud de no dar... que me considerarán ummmm poco generosa, desconfiada, lo que quieras... quizá si, pero mis libros están en mis estanterías a salvo del maltrato de los demás y de no poder volver nunca a casa!

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Yo suelo regalar los libros una vez que los leo, pero claro que cuando quieres un libro y tienes buenos recuerdos de él simplemente le digo donde lo compre :) creo que a buen entendedor pocas palabras. LOS LIBROS NO SE PRESTAN se REGALAN... el préstamo en libros no existe. Pues siempre cae la desgracia en lo ajeno.
    saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Pfff debo confesar que no los presto todos, es decir selecciono bien cuales sí y sobretodo, a quien prestárselos.
    No obstante, con muchos de ellos hago como Lidia, los regalo, más que nada por tema espacio o por si no es una obra de esas que enganchan y tengo pensado releer.
    Eso sí, si presto un libro, y no me lo devuelven o peor me lo devuelven en malas condiciones... Arde Troya jajajajaa
    Besotes.

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo pocos libros pero soy de la idea de no prestarlos. Yo soy cuidadosa pero hay personas que parecen que los maltratan... dejan las hojas sobladas o eskinas y uff.f.. me matan!
    bss

    ResponderEliminar
  9. Siempre he prestado mis libros para quien de verdad muestra interés en tal libro y veo intenciones de que sí se lo va a leer. Lo que me molesta, es lo que comentas que te lo pueden dar maltratado, perdido o lo que me ha llegado a pasar, estar detrás de la persona para que te lo devuelva.
    Así que, por el momento o es alguien de mucha confianza o directamente no lo dejo.

    ResponderEliminar
  10. Yo soy muy celosa con mis libros y trato de no prestar mis libros, no suelo pedir libros prestados para que no lo hagan conmigo.
    Cuenta la leyenda de que un señor en su hecho de muerte le pedía con intensidad a su hijo que por favor cuidará de sus libros: el hijo lleno de curiosidad le preguntó porque insistía tanto con los libros: el señor le dijo; los libros que ves en mi biblioteca la mayoría han sido prestados (Resumen de todo).

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que es muy complicado, mas aun a personas a las cuales a penas conoces, mi padre decía "tonto es que el presta un libro, pero es as tonto el que lo devuelve" por eso yo prefiero pasar de prestarlos jaja y ahora con el tema de que existen virtuales, ya no hay excusas para obtenerlos.

    ResponderEliminar
  12. mmmmmmm me ha pasado que preste libros y nunca mas los volvi a ver, por eso ahora me lo pienso un poco antes de hacerlo, una vez escuche una frase: Tonto es el que presta un libro, pero mas tonto es el que lo devuelve, suena fuerte no? Lo que podría hacer es intercambiar así hay un compromiso por devolver en ambas partes.

    ResponderEliminar
  13. Hola hermosa, yo he tenido experiencias muy buenas y muy malas. ¿Las buenas? El libro ha ido y venido intacto, ¿la mala? Nunca más se supo de él y de la persona o ha venido marcado así que opté por no dejar ya ninguno salvo a personas de mi entera confianza. Si alguien quiere un libro para eso están las bibliotecas. Muaksss

    ResponderEliminar