El blog oficial de Tania A. Santos

sábado, 18 de noviembre de 2017

Eventos geniales: Una macabra celebración al libro | Letras de Tania



El pasado domingo 12 de noviembre fue conmemorado en México el "Día Nacional del Libro", que busca promover la lectura a través de diversos eventos. 

Asistí a un Coloquio muy interesante que fue organizado dos días antes (el viernes 10) que se llamó "Páginas extrañas, mórbidas o crueles" y cuya sede fue el antiguo colegio de San Ildefonso, en el centro histórico de la Ciudad de México. 

Programa:

8:30 hrs. Registro

9:00 hrs. Apertura. Joaquín Diez-Canedo, Director General de Publicaciones y Fomento Editorial, UNAM

9:20 hrs. Conferencia Inaugural

Rafael Pérez Gay, escritor

Presentación: Odette Alonso, Dirección General de Publicaciones Y Fomento Editorial de la UNAM

10:10 Mesa 1: Libros raros, inexistentes o peligrosos

Libros resucitados

Ricardo Bernal, Escuela Mexicana de Escrtores

El Malleus maleficarum: el libro que golpeó a las brujas europeas

Cecilia López Ridaura, Escuela Nacional de Estudios Superiores, Unidad Morelia, UNAM

Moderación. Odette Alonso, Dirección General de Publicaciones Y Fomento Editorial de la UNAM

11:15 hrs. Receso

11:40 hrs. Mesa 2. Bibliotecas o libros perseguidos o destruidos

¿Qué sobrevive a un libro en llamas?

Otto Cazares, Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM

Sade, monstruos y otros archivos de Michel Focault

Francisco de León, Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM

Moderación: Teresita Cortés Díaz, Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM

12:45 hrs. Mesa 3. Autores infames, vengativos y apropiadores

Entre lo obsceno, lo inmoral y políticamente correcto. Lolita, de Vladimir Nabokov

Gerardo Gervacio Rayón, Instituto del Libro y la Lectura

La desesperación tiene sus propios libros

Camilo Ayala Ochoa, Dirección General de Publicaciones Y Fomento Editorial de la UNAM

Moderación: Hilda Leticia Domínguez Márquez, Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM

Opinión personal: 

A pesar de ser un evento breve, el programa estuvo bastante surtido, como habrán podido apreciar mediante el programa. 

Cada conferencia me pareció interesante y amena. Algunas iban acompañadas de presentaciones con ilustraciones para ejemplificar lo que trataban de demostrar (como en el caso de la conferencia sobre el Malleus Malleficarum), mientras que otros sólo mostraron sus valiosos ejemplares físicos, por lo cual también estoy agradecida porque aunque no se pudieron apreciar desde tan cerca, el simple hecho de que los tuvieran a la mano y los mostraran hizo la experiencia mucho más rica, mucho más tangible. 

El coloquio terminó de manera reconfortante con la promesa de Camilo Ayala Ochoa de que habría un libro resultante de este ciclo de conferencias, y el cual estaré esperando ansiosamente. 

En conclusión, me pareció una reunión bastante agradable entre gente amante de la lectura, y fue lindo salir por la tarde y recorrer la calle de Donceles, que se encuentra repleta de librerías de nuevo y usado. Fue el ambiente ideal para culminar la celebración tener la fortuna de solicitar en una de ellas las obras completas de Francisco Tario, autor que me ha llamado mucho la atención si recuerdan el Coloquio de Literatura Fantástica al que asistí hace unos meses, y que me aventuraré a explorar en un curso que comenzará en diciembre. 

También me quedé con ganas de investigar más acerca de algunos de los temas y con muchas recomendaciones de lectura que espero poder agregar a la lista del 2018. Se vienen eventos y lecturas interesantes para el siguiente año, pero ya hablaremos de eso cuando esté por llegar. 

¿Qué opinan ustedes?

¿Conocían los libros de los cuales se habló en el coloquio? 
¿Hay alguno que les haya despertado un nuevo interés?

Cuéntenme en los comentarios. 
¡Nos leemos pronto!

Tania S.



sábado, 11 de noviembre de 2017

Reto de escritura: primeros 10 días | Letras de Tania

He de hacer una confesión antes de continuar: han sido días complicados.

Me he dedicado casi de lleno al "NaNoWriMo" (National novel writing month), en el que mucha gente de todo el mundo se propone escribir 50,000 palabras al final de noviembre. Eso deja un reto de escritura diaria de 1667 palabras al día. 

Volví de un viaje el dos de noviembre y no pude hacer imágenes con actualizaciones hasta el día 3, aunque el trabajo de escritura ya lo había comenzado desde antes de dicho paseo, para estar prevenida y no tener acumuladas esas 3,334 palabras a mi regreso.

Ahora me encuentro de lleno con la escritura de esta idea que tengo tan clavada en la mente desde hace unos meses y que quisiera terminar lo antes posible para dedicar mi mente a más ideas. ¡Hay tantas! Sólo necesito el tiempo para poder dedicarlo de lleno a desarrollarlas.

Si les interesa el NaNoWriMo y quisieran saber más sobre este interesante reto, les dejo el enlace con la página AQUÍ, y de paso, puedan echar ojo de mis estadísticas de escritura.

Dejo aquí las imágenes que he estado subiendo al Instagram "Letras de Tania" con las actualizaciones que trato de hacer seguido sobre mi progreso, junto con algunas notas breves para comentar el progreso. 







¡Estoy contenta! Y hoy que comienza el día 11 tengo un plan para terminar antes del anochecer. Esperemos que funcione. ¡Deséenme suerte!

¿Qué hay de ustedes? ¿Les gusta escribir? ¿Participarían en un reto así?

Cuéntenme en los comentarios. 

¡Nos leemos pronto!

Tania S.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Bajo la cama | Letras de Tania

Está aquí. Ha llegado. Puedo sentirlo.
Nuevamente aquel monstruo que suele atormentar mis sueños
ha venido a visitarme.

Escucho su respiración. Suave, profunda. Lenta, callada.
Cierro los ojos. Me obligo a dormir lo más que puedo.

Sólo así se terminará la noche,
sólo así la luz llegará más pronto.

Pero, cuando vuelvo a abrir los ojos

sigo escuchando la respiración.
Esta vez, sobre mi, como si del techo pendiera mi monstruo
para caerme encima.

No quiero mirar, pero puedo escuchar sin querer
un sollozo repentino, un cambio en aquella suave respiración.
Sin pensarlo, abro los ojos y me sorprende el lugar en el que estoy:
no es mi cama.

"Sueño. Sueño. Estoy soñando", me susurro.

Estoy bajo la cama. Una sábana cae a mi lado, cual cortinaje en dosel.
Al levantarla, veo los tentáculos, que tiemblan pavorosos,
temerosos por alguna razón que desconocía hasta que me descubrí.

Sonrío ante el susto que acabo de provocar.



No había caído en la cuenta, hasta ahora,

de que el miedo lo tenía el de arriba

y el monstruo, en aquella fantasía-sueño extraña, 

era yo.