El blog oficial de Tania A. Santos

domingo, 24 de septiembre de 2017

Tormentas internas | Letras de Tania

La realidad es dura, 
y hay acontecimientos en esta vida
que nos hacen caer en ella  
de golpe. 

Con el terremoto del 19 de septiembre de 2017,
México ha tenido ha tenido la catástrofe más grande
durante el tiempo de vida de mi generación.
Las personas que vivieron el terremoto de 1985
me han dicho de vez en cuando
que la pérdida actual era terrible,
pero no tanto como la de aquel año.

Numéricamente evidente.

Sin embargo, el hecho de estar consciente
de todas estas vidas perdidas,
de buscar gente que después aparecía,
pero sin vida; niños que apenas
comenzaban a entender de qué se trataba vivir,
y cuyas almas se han esfumado ahora.

Es desolador. 

Ver las casas derrumbadas,
a la gente en necesidad,
y saber que por más que se haga
no parece ser suficiente
para reponer lo perdido.

No es suficiente.

El luto, el impacto,
la abrumante realidad puede romper fuerzas
y corazones hasta puntos insospechados
si dejamos que la pena arrastre,
y congele la voluntad innata de apoyar
a aquellos que no tuvieron
nuestra suerte de salir ilesos.

¡No nos dejemos llevar por el tornado de emociones 
que parece querer persiguirnos!

Si no las dejamos salir mediante la cooperación, la ayuda, 
y la búsqueda de la calma, las emociones 
pueden llegar a convertirse en desastrosas tormentas internas.

Instagram: letrasdetaniablog


sábado, 16 de septiembre de 2017

Epilepsia, o de cuando te sostienen las estrellas | Letras de Tania



Aquel sábado 14 de noviembre vino de nuevo. Eran las 8 de la mañana, y entró en mí cuando salía de la regadera, aprovechando la debilidad que cargaba por una reciente desvelada, o algún otro factor. Sin permiso se coló en casa, como ha sido siempre su costumbre.


Una crisis epiléptica ha sido completamente descriptible sólo cuando la ve un médico desde afuera, o las personas que se preocupan, te cuidan y procuran hasta que tengas la fuerza de levantarte otra vez. Una crisis de este estilo no es sencilla de describir, y mucho menos desde la perspectiva de la persona que la vive y la transpira, no.


Sin embargo, una crisis desde adentro es otra cosa muy diferente a las percepciones que cualquiera pueda tener desde afuera.

Vivir una crisis es percibirse ligero, es como si fueras llevado por algo intangible, como si flotaras. Es sentir que te sostiene algo más allá del entendimiento, algo invisible dentro de una negrura absoluta y silenciosa.

Me gusta creer que es una especie de contacto con la nada, algo casi sobrenatural, algo idílico, casi sagrado. Nunca me ha parecido algo que me haga lamentarme, aunque sea una situación que por el simple hecho de existir limita muchas de las acciones que me gustaría realizar de vez en cuando, siendo todavía joven y con ganas de devorar el mundo.

Tal vez habrá cosas que me perderé, pero no me pesa. Yo sólo sé que cuando paso por ello, estoy un poco más cerca de tocar el firmamento, y con ello me doy por bien servida.

Lo tedioso en ocasiones es lidiar con el dolor que viene al despertar de aquellos contactos, cuando los moretones y los mareos y lo terrenal vuelve. Pero no importa. La vida es volverse a levantar, recuperarse, y ver el lado brillante de las cosas. El mío: la epilepsia me inspira a escribir, y con eso tengo para más de una vida.

Para terminar, viene a mí una frase que siento adecuada para este instante y por supuesto, me gustaría compartir:



¡Cuanta razón tenía!

Nos leemos pronto. ¡Se acercan muchas reseñas!




Tania S.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Primera vista | Letras de Tania

Primera vista


Los instantes se coleccionan como las buenas fotos, 
las postales, los llaveros, 
los símbolos que incluso 
llegan a estar tatuados en la piel, 
y permanecen para toda la vida. 

El instante en el que te vi, algo en mí 
volvió a encenderse, 
a estallar en llamas que
me arrastrarán a lugares desconocidos.

¿A dónde me llevará este sentimiento?


Instagram oficial: letrasdetaniablog